A tu regreso

Has ausentado al otoño y has vuelto en primavera, trajiste la lluvia de los últimos meses que me ahogó en emociones acumuladas.
Niegas haberme conocido en verano, fueron fuego tus palabras, que de día nacen y perduran en la noche.
Invoco al infinito del cielo estrellado, que baje una chispa a encender tu mirada.
Abstienes la fuerza, la furia y aprietas la lengua bajo la prensa de tus dientes.
Avanzas, acechante avanzas, miras el vacío del entrecejo de mi frente, esquivas mi mirada en tu mirada, ciegas en mí el instinto por frenéticos impulsos de tormenta por estornudar truenos, inesperados.
Sigues por mi costado y no te detienes, el viento nunca lo hace. Chirría en un silbido detrás de las paredes, el viento me lleva a seguir su voz, un susurro al oído.
Te encuentro descansada sobre el suelo, los ríos en los que nadas son muy rápidos y peligrosos. Pero con nosotros encontramos la suerte, y la suerte nos acompañó hasta el lugar donde escondidos habrían de olvidarnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s