Nueva Historia #3


Fueron tres semanas en la casa de mi tía, y hasta me había olvidado de que tenía casa propia. Papá solo me llama los viernes a la noche, creo que tiene un recordatorio en el celular que le avisa al respecto. Me gustaría decir: – No me molesta que no se aparezca en toda la semana -Pero eso sería engañarme a mi mismo. Al menos tengo a mi primo, aunque no siempre está en la casa. Cuando la novia lo llama sale de apuro; hay veces que sale con los cordones de las zapatillas desatados.

Ayer a la noche, mientras hablaba con papá, me contó que su investigación estaba avanzando, y en cierto punto me alegró. Pero… bueno, no importa.

La tía siempre habla sobre que papá debería buscar una novia y dejar de trabajar tanto en esas investigaciones en las que está metido. No me lo dice a mi, pero yo la escucho cuando habla con sus amigas, y no me molesta.

Hoy es un día tranquilo, el cielo está despejado y solo algunos automóviles pasan por el frente. Es un lindo sábado. Nachi (el gato de mi tía), sigue recostado desde temprano lamiéndose de vez en cuando. Supongo que no se va a quedar ahí todo el día. Yo, por mi parte, a la tarde me junto con mi mejor amigo. Me pasan a buscar, su madre tiene el día libre y nos va a llevar a la playa. Aunque me gustaría pasar a buscar a casa alguna Bermuda, porque no traje en mi bolso.

Anuncios

Nueva Historia #2


En casa la gente iba y venia, como era de costumbre desde ya unos meses. Las investigaciones de papá eran exhaustivas, al punto tal, que me llegó a despojar de mi habitación para usarla de laboratorio.
Por supuesto que quien usaba mi cuarto para experimentar a las 2 a.m era Subash, y me daba cuenta por el sonido del bullicioso extractor que habían instalado días antes.
No pasó mucho hasta que mi tía Cata me llevó a su casa, era la hermana mayor de mi mamá. Al menos allí, no me despertaba de noche con ese bullicio a locomotora sobre la cabeza.
– Lleva tus cosas al cuarto de tus primos, después te preparo la cama.
Asentí con la cabeza y entre zancadas llegué a la habitación, y ni bien dejé apoyado mi mochila con la ropa que llevaba preparada, se me dio por preguntar por Elías, mi primo.
– Fue a comprar las cosas para comer.
La charla entre mi tía y yo, eran gritos a larga distancia, y no mucho más, porque me fui derecho a ver televisión.
Lo que más me gustaba de quedarme en la casa de mi tía eran los sillones que tenía en el living, justo en frente al televisor.

Nueva Historia #1


– Conozcos esa caras de que hicistes algos que no debías.
Subash no dejaba lugar a mis travesuras, ni siquiera tenía dos meces desde que llego de la India y ya sabía más de mí que yo mismo.
– ¿Qué?
No me dí muchas vueltas para pensar como zafar, aunque pude haber dicho algo más elaborado.
– Vamos, vetes a jugar a otro lados.
El español de Subash no era de lo mejor, y había veces que no me aguantaba la risa, esa fue la excepción. Me parecía que yo no le agradaba mucho.
La puerta del dormitorio se cerró detrás de mi y sí, escuché como la llave dio la vuelta completa.
Afuera llovía, no tenía mucho que hacer, hasta el perro estaba echado, un día así parecía poner a todos de poca gana.

¿Nueva historia?


Hola a todos los que leen mi blog, hoy voy a comenzar con una nueva “sección”.

Ya hacen unos días que vengo escribiendo (de manera esporádica), fragmentos de lo que creo posible, puedo publicar con el fin de crear algo más grande. Para ser más preciso, algunos días que siento la necesidad de escribir, agrego a una historia raíz estos fragmentos

No tengo un título para lo que voy a escribir, sin embargo, la idea está completa.

Hasta hoy los personajes son:

  • El protagonista, quien cuenta desde su punto de vista la historia. Hasta ahora no se da a conocer el nombre, pero es un niño.
  • Subash, un Indú que trabaja para el padre del protagonista.
  • Catalína (o Cata), la tía del protagonista.
  • Elías, el hijo de Catalina.

El objetivo de los post respectivos a esta sección, serán completar la historia de a poco.

Si les surge comentar al respecto, les agradeceré. Siempre es bueno una critica, un punto de vista distinto.