Santa, hechicera


La guitarra comienza,

un picado de cuerdas,

recorre tu cuerpo,

las manos remolinean.

Santa, hechicera,

pisas con fuerza, guerrera.

Flor en peineta,

miras de frente,

y sonríes,

¡engañas corazón!

Amores ajenos,

la reina mentira,

son los elogios,

de tus cautivos.

Mi corazón,

te lo has llevado,

yo ya sin más,

he perdido.

Son tus ojos,

de fuego encendido,

que quema,

y me quemó.

Anuncios

El hechizo


Veo en tus ojos de espejo los presagios caducados que me has vendido, aunque si fuera por ser sincero me iría sin decir adiós. Eres una hechicera de magias simples, pero sucias y convincentes. Nunca me dejes de mentir, nunca dejes de amarme.