Recuerdo


Cuando recuerde tu rostro,

habrá sido tarde,

y ya habrás cambiado.

Anuncios

El fuego inextinguible


Entonces el niño tomó la mano de su madre y ella le devolvió una sonrisa que de trasfondo eran el amor, el dolor, la felicidad y la angustia.

Le dijo con los ojos nublados y llorosos.- Quisiera mañana verte solo un momento, lamento no poder conocer tu rostro -Trastabilló cuando su garganta se hizo un nudo-. Hijo.

Y el niño recordó para siempre, cuanta calidez sintió aquel momento. Aquel fuego fue inextinguible.

elephant