Motín


Abordaremos el cielo,

en un motín de ángeles,

robaremos el sol,

y al pobre le daremos,

la luz de la que carece.

Anuncios

Girasol


Sus raíces son mil brazos,
con fuerza se aferran a la tierra,
cuando crece el tallo,
busca el cielo,
pero nunca despega,
no se suelta,
sabe que los sueños son sueños,
y aunque anhela tocar el cielo,
entiende que ella vive de la tierra,
abre su flor,
brillan los pétalos de amarillo,
siempre mira al sol,
y aunque no esté de noche,
sabe que siempre volverá a aparecer,
con la esperanza de que mañana,
por el horizonte,
el sol,
aparezca.


¿Quieres leerlo en ingles? Aquí está el Link.

La envidia de la luna al sol


Hubo un hombre que se enamoró del amanecer,

que siempre subía a la terraza para esperar al alba,

y el sol siempre aparecía;

en verano más temprano,

en invierno más tarde.

Pero entonces la luna sintió envidia,

y aunque había quién disfrutaba del atardecer,

y quién gustaba del anochecer,

decidió interrumpir aquella mañana la salida del sol.

El cielo se vio oscuro,

la gran figura opaca se interpuso ante los rayos de luz,

fulgía de un borde rojizo,

y el hombre se vio preocupado,

pensó que nunca volvería a ver el sol,

pensó que había hecho mal,

y que aquello era una advertencia,

entonces volvió a su casa; pequeña, solitaria y apagada.

Poco después, el calor que pegaba en la espalda de la luna la hizo correr,

se sintió satisfecha y realizada.

Aquella noche el cielo se nubló y llovió con calma,

nadie salió afuera, y nadie vio regresar a la luna.

Cuando todos descansaron de la lluvia,

despertaron temprano, con energía, y con ganas de salir,

se abrieron las primeras puertas, y las primeras ventanas,

quienes seguían legañosos, se limpiaron y vieron allí salir al sol,

el sol irradiaba con fuerza,

tanto que achinó la vista de los espectadores,

y fue un día hermoso, simple y hermoso.

.